viernes, 12 de febrero de 2010

¿DÓNDE ESTÁS ADOLFO SUÁREZ? (I):LO QUE EL REY ME HA PEDIDO


"Hice lo que tenía que hacer".


"Puedo prometer y prometo que nuestros actos de gobierno constituirán un conjunto escalonado de medidas racionales y objetivas para la progresiva solución de nuestros problemas.
Puedo prometer y prometo que trabajaremos con honestidad, con limpieza y de tal forma que todos ustedes puedan controlar las acciones de gobierno..."
[Discurso de Adolfo Suárez en TVE/14 de Junio de 1977/Extracto]

ADOLFO SUÁREZ GONZÁLEZ (Cebreros,Ávila, 25 de septiembre de 1932).
Hace unos días se emitió en A3 la miniserie "Adolfo Suárez, Presidente", seguida de unos Documentales que aclaraban aspectos menos claros o no explicitados en aquella.
En ella se hace repaso a la vida del, a mi juicio, personaje clave de la Transición democrática en España que, además, muestra el contexto político y social en que se desarrolla, aludiendo a otros personajes también muy importantes como el Rey, Torcuato Fernández-Miranda, Gutiérrez Mellado, Felipe González, Carmen Díaz de Rivera, Abril Martorell, Francisco Fernández Ordóñez, Joaquín Garrigues,..., sin olvidar a su inseparable mujer Amparo Illana.
La 1ª parte me pareció muy buena, y creo que le hace justicia como persona (humana, sencilla, sensible y amistosa), y político (ambiciosamente sano, dedidido a traer la democracia, leal y legal).
La 2ª y última refleja la dureza de la política y como la afrontó: así fue con él la realidad y las traiciones de muchos, pura lección política, sin olvidar sus dramas familiares y personales que probablemente le afectaron hasta llevarle a su situación física actual que casi todos lamentamos.
Claro que mi opinión puede parecer algo parcial sobre una persona que admiré, admiro y admiraré siempre, al gran Presidente del Gobierno de la ejemplar Transición política española, al que incluso tuve la fortuna de conocer personalmente en mi condición de Secretario General de UCD-Asturias pues, no olvidemos, que él era el Presidente de dicha formación: hombre cordial, honesto y gran estadista.
Sobre Adolfo Suárez se han escrito infinidad de libros, artículos y documentales, y ha sido estudiado y puesto como ejemplo de su paradigmática conducción de un modelo autoritario a otro democrático, en múltiples Universidades.
Pero el objeto este atículo no es repasar su vida y su brillante contribución política, sino rendirle un homenaje con una metafórica reflexión inducida en el título ¿Dónde estás Adolfo Suárez?, sobre ¿que pensaría y cómo actuaría en una situación tan declinante como la actual?
LO QUE EL REY ME HA PEDIDO.

Hay una actuación capital pero poco conocida y es que, entre la muerte de Franco (noviembre de 1975) y la aprobación de la Ley para la Reforma Política (noviembre de 1976), transcurre un año que cambió España y admiró al mundo, dándose un muy difícil paso para convertir un gobierno autoritario en otro democrático, de forma pacífica, sin violencia y "de la ley a la ley".
El artífice legal fue el catedrático y político asturiano Torcuato Fernández-Miranda Hevia (1915-1980), entonces Presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, a cuya salida de la última sesión de éste se le atribuye la enigmática frase: "Estoy en condiciones de ofrecer al Rey lo que me ha pedido", refiriéndose a que, en la terna presentada para sustituir al Presidente Arias Navarro, incluía un nombre aparentemente no tan relevante como el de los otros dos, Adolfo Suárez González quien, "contra todo pronóstico", sería el elegido y que, previamente siendo Ministro, había defendido la antes citada Ley para la Reforma Política, aprobada por gran mayoría de los entonces Procuradores.
En las Cortes citó unos versos de Antonio Machado que no me resisto a indicar:
"Está el hoy abierto al mañana
mañana al infinito
Hombres de España:
ni el pasado ha muerto
ni está el mañana ni el ayer escrito"
FINAL.
Cuando en próximos Artículos haga referencia a las políticas gubernamentales ("política de naipes") con modelos poco reales y sin futuro, provocando tensiones políticas y sociales innecesarias y hace años evitadas, gobernando con dudosas minorías y excluyendo a mayorías, y promoviendo "visiones" para las que la sociedad no está preparada y dividida lo que manifiesta públicamente, mantendré como hilo conductor esta "presencia" de Adolfo Suárez.
Este "talante" actual de gobernar ha distanciado y decepcionado a la mayoría de los verdaderos progresistas (socialdemócratas, centristas de izquierdas, liberal progresistas,...) del actual socialismo español, cuyo reciente pasado moderado, realista y posibilista, en definitiva socialdemócrata de tipo nórdico, germano y centro-europeo, se ha transformado en puro tactismo electoral, imprevisible, aliado a nacionalismos radicales e independentistas y comunistas ácratas reconvertidos, sin rumbo, que recuerdan etapas anacrónicas ya superadas.
Zapatero lo verá adecuado, pero volviendo a Machado: "Mi ojo no es ojo porque tu lo veas; es ojo porque te ve".
Tal vez con nostalgia cito los versos que, en la excelente película "Esplendor en la hierba", se recitan del poeta Worsworsd: "Aunque nada pueda devolvernos los días de esplendor en la hierba y de la gloria en las flores, no debemos apenarnos; al contrario, tenemos que buscar ánimos en el recuerdo".
Y finalizo, con el homenaje:
Presidente Suárez: ¿Qué debe hacerse?, ¿Cómo lo harías?.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Se da una visión realista de esos años sin exagerar la figura de Adolfo Suarez.

Antonio Checa Pérez dijo...

Para Anónimo:
Me alegro de que entendieras el motivo, la idea y el mensaje.
Saludos.

Ibiza Melián dijo...

Gracias por traernos a la actualidad retazos de nuestra reciente historia democrática. Pues necesitamos tener muy presente nuestro pasado, al objeto de no errar en el futuro.

Un abrazo enorme desde Canarias.

Antonio Checa Pérez dijo...

Para Ibiza:
Siempre es conveniente conocer nuestra historia, máxime si es reciente, que tal vez "idealizamos" por aquello de que "todo tiempo pasado fue mejor (o no)" y, en este caso, si lo era respecto al actual.

Pero no como una historia arrojadiza y frentista, sino como un denominador común asumido y compartido por la mayoría de la sociedad.

Agradecido por el comentario, y además desde mis queridas islas Canarias.
Saludos.