viernes, 17 de diciembre de 2010

DEL ESTADO DEL TALANTE AL DE ALARMA PREVENTIVA: ¡Centinela Alerta…Alerta está!










‎-El pasado 3 de Diciembre de 2010, los controladores aéreos, una “casta de intocables”, con total soberbia, chulería y desprecio social, económico y ciudadano, cometen un acto muy cruel e injustificable de abandono del trabajo, provocando un caos aéreo por el que tendrán que pagar civil y tal vez penalmente.
EXPOSICIÓN.

-Mientras negocia con ellos un nuevo Convenio, finalizado el anterior ¡en 2004!,el Gobierno, que conoce previamente el "ambiente" entre los controladores por informes e "infiltrados", saca el "decretazo" sobre las horas computables en plena negociación y justo en el inicio del largo puente de la Constitución, para provocarles en momento tan delicado.

-José Blanco se equivocó notoriamente cuando, hace meses, ofreció garantías de que el "problema" de los controladores quedaba resuelto, lo que no era cierto, sin nisiquiera una previsión de nuevas contrataciones de controladores civiles y/o militares previa formación y adecuación

-Los controladores provocan al provocador y se "amotinan" vergonzosa y masivamente, lo que el Gobierno aprovecha para, además de cerrar el espacio aéreo, decretar el Estado de Alarma previsto en la Constitución, por 15 días y por 1ª vez en democracia, y proceder a una muy discutible militarización de aquellos.

-Desde el gobierno,todo ello respondía a una calculada actuación puntual, que no solución laboral negociada, con un Zapatero “desaparecido”, el Rey-Jefe del Estado enviado a las Américas, el Vicepresidente de portavoz plenipotenciario, el ministro de Fomento en el papel de “duro”, la de Defensa “alertando” a su vez los del Aire el día anterior,…, en fin un "gabinete de crisis".

-Y así el 16 de Diciembre de 2010, que pasará a los anales democráticos, se consumó la prórroga del Estado de Alerta ¡PREVENTIVO!, algo inaudito no ya en España sino en una democracia real.

-Y ello, a pesar de que casi el 90% del colectivo de Controladores firmaron un escrito presentado en el Congreso de los Diputados, con el compromiso de no alterar el tráfico aéreo durante las Navidades.

-Zapatero y sus epígonos Rubalcaba y Blanco (¿o al revés?)que ya no saben cómo resolver nada (político, económico, laboral, social, cultural, exterior, internacional,...), y como desviar la atención de los graves problemas de España (y no sólo económicos), con los nacionalistas del PNV y CC, a los que se añade Ciu, a lo suyo porque, quien lo diría, admiten ¡la militarización de Sondica y El Prat!

-A partir de ahora, cualquier conflicto laboral sanitario, de transportes aéreos, marítimos o terrestres por desabastecimiento de diversas materias de primera necesidad, de bomberos, de policías, de panaderos, de las basuras...pues eso de las películas: "¡Centinela alerta,...Alerta está!”

DUDAS RAZONABLES.
-Las dudas, ahora muy razonables, es pensar en intereses "ocultos" del gobierno para mantener la prórroga, pues al ser incapaces de gestionar nada, han de recurrir a medidas excepcionales y preventivas que limitan derechos constitucionales.
-Se diseña un decreto regulando cómo contabilizar las 1.600 horas anuales que deben los controladores permanecer en el puesto de trabajo de tal forma que, a finales de noviembre, ya había buen número de ellos que habían cubierto el cupo: para tapar el error de cara a la Navidad, apueban otro decreto diferenciando entre horas "aeronáuticas" o computables a efectos de las 1.600, y lo aprueban precisamente al inicio del puente más largo del año.

-La propia declaración de "estado de alarma" es técnicamente muy discutible pues el artículo 116.2 de la Constitución establece que el acuerdo del Gobierno debe ser comunicado al Congreso “reunido inmediatamente” lo que no se hizo, así como que se incumplen los supuestos que, conjuntamente, han de concurrir para tomar tal medida.

-Ante tal medida excepcional, debió ser el propio Presidente Zapatero quien lo explicase los motivos ante el país, lo que no hizo.

-En Estado de Alerta no se pueden disolver Las Cortes ni, por tanto, convocar elecciones generales con lo que Zapatero y su gobierno se "blindan" ante una más que posible intervención económica de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI): la Agencia Mody's acaba de rebajar la calificación de la deuda española, y los mercados responden incrementando los tipos al 6% en la última subasta.

-Además, la situación de Alerta incide gravemente en el desarrollo económico y laboral al tener la potestad de militarización, convirtiéndonos en un Estado igualmente intervenido pero por su propio gobierno, muy pero que muy decaído en las encuestas y nada fiable.

-Por no citar el efecto externo de la medida, que devalúa nuestro país internacionalmente con graves consecuencias sobre el turismo, las relaciones exteriores y, en definitiva, la denominada "Marca España".

-Además,el Fiscal General sin información ni anális previos propone ¡ocho años de prisión!,y se empeña en tomar declaración a los controladores, cuando es un cometido del juez instructor: y una respuesta sorprendente "no declaramos pues militarizados, nos encontramos bajo la jurisdicción militar".

La obligación de un Gobierno es tener capacidad de prever los problemas y solucionarlos,no que cree otros mayores: no sé cómo terminará esto, pero las perspectivas son cada vez peores.
Y repito que no exculpo en absoluto la acción brutal de los controladores, ya juzgados socialmente: ahora deben enfrentarse a los Tribunales de Justicia pero, como ciudadanos y trabajadores, con todas las garantías del Estado de Derecho.

Hemos pasado del Estado del Talante al de Alarma Preventiva y, como decían en las películas, ¿Centinela alerta...Alerta está!: esperemos no se repita.

4 comentarios:

Isabel dijo...

Como de costumbre, has dado en plena diana. Basta una lectura somera de los artículos de la CE que regulan los 3 estados excepcionales y la Ley Orgánica que los desarrolla, para darse cuenta que este estado de alarma, no sólo es injustificado, sino que, incluso, podría estar realizado en fraude de ley. Lo cual, que sea el propio Gobierno del Estado el que conculque la norma, es lo más grave que puede suceeder en un Estado de Derecho.
Un cordial saludo

Felipe dijo...

Magnífico análisis, Antonio. Por poner un pero: creo desequilibrados (en favor del Gobierno) los epítetos dedicados a ambas partes en conflico.

He aquí otras reflexiones:

1. En un contencioso, quien esgrime con más descaro el argumento “yo-soy-el-bueno-el-otro-es-el-malo” suele ser el que miente más descaradamente. En este caso, el Gobierno. Creadores de opinión como Santo Juliá han olvidado esta máxima. Para disculpar su columna del domingo 19/12/2010 en El País no queda otro remedio que recurrir al viejo proverbio: Al mejor escribano se le cae un borrón.
2. La profesión de Controlador es una de las profesiones que más ha cambiado en los últimos 50 años por causa de los avances tecnológicos. Este debería ser el debate. No puede mutar solo una parte del sistema (las tecnologías), permaneciendo inmutable el resto de los elementos: estatus social, preparación, horarios de trabajo, régimen laboral, etc. Cuando esto ocurre, el sistema se disloca y se aleja del equilibrio. Que es donde estamos… para bien o para mal, según se sepa gestionar el cambio de modelo.
3. Cuando hay que defender por la fuerza al Estado, además de tener el Gobierno que hacerlo a la fuerza, es necesario no olvidar que el Estado ha perdido fuerza, al menos la fuerza de la razón.
4. Una vez más, PP y PSOE utilizan los intereses de la sociedad como el MEDIO para alcanzar sus respectivos FINES: conservar y alcanzar el Poder.
Saludos y muchas gracias siempre Antonio por tu claridad. Un abrazo, FGPallete.

Antonio Checa Pérez dijo...

Para Isabel.
No puedo entrar en cuestiones jurídicas porque no soy ningún experto, pero multitud de juristas y tú misma, ponéis muy en duda la legalidad de la medida.

Pero si he opinado que, políticamente, es una medida excepcional y exagerada.

Ya veremos como termina todo.

Antonio Checa Pérez dijo...

Para Felipe.
Tal vez los epítetos estén algo desequilibrados, porque también lo está la cantidad de texto que dedico a cada uno:
Pequeña a los controladores, cuya actitud se califica a sí misma.
Y mucho más extensa dedicada al gobierno cuya decisión es preocupante por el precedente.

Intento claridad y firmeza porque mucho nos costó llegar hasta aquí, y espero que esto sea un "espejismo", como "Lo que el viento se llevó"