lunes, 27 de diciembre de 2010

*RAFAEL, SU TALANTE Y SU PIPA, ¡ IN MEMORIAM !*













Foto1-Rafael Fernández con su inseparable pipa.

Foto2-Cangas de Onís-Villamayor (Asturias-Noviembre'1978).
Constitución 1er. Gobierno Preautonómico Asturiano.
Presidente: Rafael Luis Fernández Álvarez.
De izquierda a derecha: Jesús Sanjurjo-PSOE-SG, Emilio Gª Pumarino-UCD-Diputado, Horacio Fdez. Inguanzo-PCA-Diputado, Gerardo Iglesias-PCA-SG, Antonio Checa Pérez-UCD-Secretario General


El pasado sábado 18 de diciembre de 2010 fallecía en su querida y natal ciudad asturiana de Oviedo el político socialista Rafael Fernández un, por encima de todo, hombre bueno, inseparable de su buen talante y de su "buena" pipa, lo que no excluía su gusto por los buenos "Habanos".


Recibí la noticia sobre las dos del mediodía, en una ciudad próxima pero fuera del Principado: me la comunicaba Pablo González, redactor del Diario La Nueva España recabándome que, como Consejero de Economía y Hacienda que fui en el Gobierno Preautonómico presidido por el fallecido, le aportase algunas opiniones, que pueden leerse en el citado Diario el día 19.

De su biografía sólo indico que Rafael Luis Fernández Álvarez, nació (1913) y falleció(2010) en Oviedo a los 97 años: con motivo de la contienda civil española emigró a Méjico en 1937 con su primera mujer Purificación Tomás (gran persona Pura, fallecida en 1990) y sus hijos.
Volvió a España en 1977 siendo designado, a partir de 1978, Presidente del Consejo Regional de Asturias, inicial órgano provisional Preautonómico, hasta las elecciones autonómicas de mayo de 1983, las primeras tras la aprobación del Estatuto de Autonomía de Asturias.

Es considerado, por tanto, como el primer Presidente del Principado.

La noticia no me sorprendió demasiado pues le hacía a Rafael casi "centenario", edad a la que él decía que llegaría y, por otra parte, alguna vez le ví a distancia sentado en su silla de ruedas paseando por el ovetense Parque de Invierno con su inseparable segunda mujer de los últimos 14 años, Belén, a la que conocí poco después que a él como su Secretaria en Presidencia en 1979, siempre afable y sonriente.

Pero si impacta una noticia así , cuando una persona con la que trabajaste y tuviste una muy buena relación, de la que aprendiste y mucho, que en parte modeló y suavizó ansias más rebeldes y juveniles, que era un amigo sin dejar de ser Presidente, que enseñaba la concordia, que coordinaba y muy bien un gobierno de concentración y no monocolor como los actuales, con un sincero talante conciliador...

En definitiva, que era una persona muy apreciada y respetada en todos los ambientes e instituciones asturianas y aún españolas y mejicanas, muy al estilo de los irrepetibles "Tarradellas" de entonces, pues si, si impresiona porque con él se va y a la vez se queda una parte de la historia de España y de Asturias, una parte ilusionante y democrática, en la que la reconciliación primaba por encima de todo, el pacto y el acuerdo eran consustanciales con la política, y ellos eran unos maestros a imitar entonces y siempre.

Siempre he citado como personas destacadas de la Transición a, entre otros, Adolfo Suárez, Francisco Fernández Ordóñez, Felipe González,...pero también las hubo a niveles regionales, como el comunista asturiano Horacio Fernández Inguanzo "El Paisano" fallecido hace años, y muy en especial a quien nos ocupa, el socialista Rafael Fernández.

Y una última "anécdota", entre muchas, que denotan el caracter austero y sencillo de Rafael:


En aquellos tiempos no existían los coches "oficiales" de tal forma que cada Consejero usaba su vehículo particular; también debía hacerlo el Presidente pero como ni lo tenía, ni creo que siquiera carnet de condudir, se arreglaba pidiendo favores a amigos, o usando taxis o incluso el transporte público.


Aunque sólo fuera por respeto a la Institución y al Presidente como representante máximo de la misma, propuse que debíamos comprar un coche para aquel en lo que estuvieron de acuerdo todos mis compañeros del Consejo de Gobierno del Principado.


El problema fue que al proponérselo a Rafael se negó tajantemente y, tras mucho razonar con él e incluso un posible simulacro de "votación" unánime a favor de la propuesta frente a su negativa, lo admitió a regañadientes pero dijo: "De acuerdo, pero el coche lo usaremos todos".

Sirva de Epitafio, con el permiso y mayor mi afecto por sus familiares:


Presidente y amigo Rafael, cumpliste con tu deber, te estamos agradecidos y siempre te recordaremos.. ¡Descansa merecidamente en paz!

(Este Artículo ha sido publicado en el Diario la Nueva España del 27.12.10)

3 comentarios:

kuate142 dijo...

mi descredito respecto de los politicos se mantine invariable, y el socialismo la parte mas perniciosa de la cosa publica en todo caso este parecia un buen hombre

Angel Arias dijo...

Una cariñosa semblanza de una buena persona, a quien también tuve oportunidad de conocer, y apreciar en dos aspectos complementarios, imprescindibles -en mi opinión- en todo personaje de valor: la sencillez como norma de vida y la activa puesta en servicio de los demás de la propia capacidad e inteligencia.

Antonio Checa Pérez dijo...

Gracias por los comentarios sobre una persona de la que cada uno tiene su opinión, máxime si le conoció y/o trabajó estrechamente con él.